sábado, 6 de julio de 2013

Notas cortas: La evolución no es como la pintan

Generalmente existen fallos severos en el modo en el que entendemos la evolución biológica. En parte por la inhabilidad y desinterés de los científicos para divulgar lo tocante al tema y también por la inescrupulosa e increíble capacidad de los detractores del hecho evolutivo de desinformar y mentir. No sucede ni que los biólogos y otros científicos de la vida estén adivinando sobre cómo opera la evolución a gran escala, ni tampoco que a cada segundo cambiemos la historia para hacerla más verosímil. De hecho, cada día descubrimos más sobre este mecanismo que ha heredado al planeta su soberbia diversidad y queremos contárselo a todos, pero a veces lo hacemos mal.

El desinterés por la enseñanza de la evolución (izquierda) y el fanatismo acompañado de mentiras (derecha) son los más grandes enemigos de la enseñanza de la teoría de la evolución. En la fotografía de la izquierda Ken Ham posa junto a una reconstrucción de dinosaurio en su Museo de la Creación. Fotografía tomada de theamericanjesus.net

Otro de estos aportes ha sido recientemente descubierto y publicado, se trata del ritmo evolutivo de ciertos organismos considerados como "fósiles vivientes". En este blog estamos totalmente en contra de este término y hemos mencionado hasta el punto del fastidio que un fósil no puede estar vivo (¿cómo podría vivir una roca?) y que el vocablo apropiado es taxón pancrónico. Un grupo pancrónico es aquel que -a nuestros ojos de mono desnudo- poco ha cambiado con el tiempo. También hemos visto algunos estudios de caso donde apreciamos que si han existido cambios y que el pancronismo tendía a ser una leyenda urbana más que una realidad. Pero esto nunca había sido probado de forma sistemática.

Resumen digital del estudio que ha cambiado la forma de ver la evolución en peces y el concepto de taxón pancrónico.

Un equipo de investigadores de Estados Unidos e Italia ha elaborado y analizado el árbol filogenético de más de 7,864 especies de peces óseos de aletas con radios y han descubierto que los cambios morfológicos más frecuentes en este grupo (que representa el grueso de especies de vertebrados) son aquellos relacionados a la talla corporal. Estos cambios de tamaño cuentan como evolución y en grupos considerados "fósiles vivientes" como los esturiones, sorpresivamente son los más frecuentes. Esto significa que los esturiones son de los peces que más rápido evolucionan, pero que no cambian la forma, sino la proporción de sus cuerpos. De esta forma, nos parecen idénticos a sus contrapartes representadas en el registro fósil, pero en realidad han cambiado muchísimo.

Los esturiones son considerados como un taxón pancrónico. En la fotografía, un individuo de Acipenser oxyrinchus, el esturión americano del atlántico.

Esta nueva visión de los taxones pancrónicos debería eliminar esta concepción y esperemos que así se logre, pues permitirá una mejor y adecuada comprensión de la evolución.

FUENTE:
Rabosky, D. L., Santini, F., Eastman, J., Smith, S. A., Sidlauskas, B., Chang, J., & Alfaro, M. E. (2013). Rates of speciation and morphological evolution are correlated across the largest vertebrate radiation. Nature communications, 4.


*Nota. Los autores del estudio tuvieron que diseñar software nuevo para analizar el monstruo de datos al que se enfrentaron y análisis de este tipo eran imposibles hace un par de años. Sus datos permiten llevar a cabo una extrapolación a más de 30,000 especies de peces óseos de aletas con radios, un hito sobresaliente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hola, ¡gracias por comentar!
*Los comentarios ofensivos, que intenten trollear o provocar serán borrados sin excepción alguna.
*Ya no podrán comentar los anónimos, te recomendamos dar de alta o usar una cuenta de Google, LiveJournal, WordPress, TypePad, AIM u OpenID. Gracias por tu comprensión.