martes, 9 de julio de 2013

Notas cortas: Cuello de pez

El cuello es una característica de la que gozamos ampliamente los tetrápodos (vertebrados con patas en vez de aletas). Esta "pequeñez" anatómica nos permite ahorrar cantidades considerables de energía, pues para mirar hacia los lados no tenemos que rotar todo el cuerpo, sino que basta con girar la cabeza. El girar la cabeza sería imposible sin un cuello, pero ¿cuándo evolucionó esta característica anatómica? Si miramos el registro fósil y las innumerables formas que representan los 'pasos' que debieron seguir nuestros ancestros para hacerse de un cuello veremos que peces como Tiktaalik fueron las primeras criaturas con cuellos. O al menos es lo que se pensaba.

Reconstrucción de Tiktaalik roseae por el artista "Obsidian Soul".

Pero para empezar ¿qué es un cuello? Bueno, el cuello es la región anatómica que se ubica entre la cabeza y el torso. El permitir amplios movimientos cefálicos es un extra que aparecería mucho después que los cuellos mismos. Un nuevo estudio que se vale del análisis de fósiles mediante poderosos rayos X emitidos por un sincrotrón ha reconstruido por primera vez la anatomía muscular de algunos placodermos (los extintos peces con mandíbulas más primitivos). Este análisis muestra que el cuello surge como una pequeña conexión entre las placas de la cabeza y las de la cintura pectoral (un conjunto de placas que están relacionadas a las branquias y a las aletas pectorales). Estos proto-cuellos pequeñísimos permitirían a los placodermos mover sutilmente la cabeza, pero nada más.

Musculatura descubierta en Placodermos. Modificado de Trinajstic et al. 2013. Los músculos del cuello en verde y naranja. Los músculos del abdomen en morado.

Otro descubrimiento interesante en este estudio se centra en unos músculos llamados "transversus abdominis" o abdominales transversos. Estos se encuentran únicamente en tetrápodos y se creía que habían aparecido en estos animales como característica única. Pues resulta que los placodermos, esos "pecesuchos primitivos" evolucionaron estos músculos 35 millones de años antes que los animales terrestres. ¿Para qué los usaban? Es un misterio. En los tetrápodos estos músculos ayudan en la respiración y en los mamíferos placentarios, sirven para ayudar a las hembras a parir a sus crías. Sabemos que los placodermos no necesitaban mover su caja torácica para respirar, pues lo hacían por medio de branquias y sabemos que algunos parían a sus crías. ¿Será posible que estos músculos los hayan ayudado a parir? Esta es una pregunta intrigante, pero aún no respondida.

Materpiscis attenboroughi, un placodermo que paría vivas a sus crías. Reconstrucción del paleoartista Alain Beneteau.

Esperemos que en el futuro, existan más análisis de este tipo y que nos revelen más aspectos de la anatomía y biología de los Placodermos.

FUENTE:
Trinajstic, K., Sanchez, S., Dupret, V., Tafforeau, P., Long, J., Young, G., ... & Ahlberg, P. E. (2013). Fossil Musculature of the Most Primitive Jawed Vertebrates. Science (New York, NY).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hola, ¡gracias por comentar!
*Los comentarios ofensivos, que intenten trollear o provocar serán borrados sin excepción alguna.
*Ya no podrán comentar los anónimos, te recomendamos dar de alta o usar una cuenta de Google, LiveJournal, WordPress, TypePad, AIM u OpenID. Gracias por tu comprensión.