jueves, 20 de junio de 2013

Notas cortas: Modales en la mesa

Hace tiempo, cuando la paleontología era joven y los científicos daban sus primeros pasos hacia la reconstrucción fidedigna de criaturas extintas, se solía creer que los dinosaurios carnívoros grandes eran todos miembros de un grupo único de reptiles emparentados. Esta idea se derrumbó con nuevos estudios y se reconoció que algunos de ellos no guardaban relación estrecha con otros carnívoros gigantes. El ejemplo más famoso es el de Allosaurus y Tyrannosaurus, ambos considerados depredadores ápice de sus ecosistemas y que vivieron durante el Jurásico y Cretácico tardíos respectivamente.

Los "carnosaurios" Allosaurus (izquierda) y Tyrannosaurus (derecha). Ilustraciones de Bryan Baugh.

La idea del parentesco pereció, pero no la idea de un comportamiento semejante, especialmente a lo que se refiere a los hábitos alimenticios, después de todo dos grandes terópodos debían comer de la misma manera ¿cierto? Pues en realidad no, como bien lo menciona el paleontólogo estadounidense Dr. Robert T. Bakker "en la escuela nos enseñaron que todos los dinosaurios carnívoros comían igual, pero eso era totalmente falso". Los estudios paleobiológicos y especialmente los que tienen que ver con la función de las formas han demostrado que existen diferencias significativas entre los dinosaurios carnívoros gigantes.

El Dr. Bakker, pionero en el estudio de la paleobiología de los dinosaurios en norteamérica señalando a un Gorgosaurus en el Museo de Ciencias Naturales de Houston, Texas, EUA.

Recientemente se publicó un trabajo que mediante el estudio de la función y la anatomía del dinosaurio Allosaurus llegó a una conclusión novedosa. Los autores del artículo hicieron un modelo digital funcional en 3D de este dinosaurio y lo llenaron con tejidos virtuales: músculo, espacios de aire y órganos sensoriales. Una vez terminado el modelo, lo sometieron a distintos escenarios, revelando los mecanismos de alimentación de este gigante. Al contrario de lo que sucede con Tyrannosaurus (que se alimentaba como un cocodrilo, sacudiendo violentamente la cabeza para desprender trozos de carne), Allosaurus comía de forma más refinada, de forma similar a un halcón (tirando de la carne hacia arriba y abajo para desprender trozos fáciles de tragar).

Movimiento máximo del cuello y cabeza de Allosaurus. Tomado de Snively et al. 2013.

Esta diferencia indica que estos saurios daban un trato distinto a sus presas y que ciertamente tenían modales distintos a la mesa.

FUENTE:
Snively, E., Cotton, J. R., Ridgely, R., & Witmer, L. M. Multibody dynamics model of head and neck function in Allosaurus (Dinosauria, Theropoda). Palaeontologia Electronica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hola, ¡gracias por comentar!
*Los comentarios ofensivos, que intenten trollear o provocar serán borrados sin excepción alguna.
*Ya no podrán comentar los anónimos, te recomendamos dar de alta o usar una cuenta de Google, LiveJournal, WordPress, TypePad, AIM u OpenID. Gracias por tu comprensión.