viernes, 24 de mayo de 2013

Notas cortas: nuevo dinosaurio cabeza dura

Los dinosaurios son unas de las criaturas que más cautivan la imaginación. A la fecha, existen más de 400 especies descritas. La mayoría de tamaños medianos a grandes, pues sus restos son más resistentes y tienen mayor probabilidad de fosilizarse que los de organismos pequeños. El problema surge cuando los científicos intentan estudiar las comunidades de dinosaurios, pues en la mayoría de los casos no saben si están observando una biota sesgada por la "imperfección" del registro fósil. A pesar de que los sesgos son bien reconocidos, no son fáciles de probar. Pues se requieren de estudios muy detallados para demostrar que existen.

Exhibición de dinosaurios en un Museo.

Estos sesgos producen unas cosas denominadas "linajes fantasma". Estas son líneas evolutivas que cuentan con miembros conocidos en la parte más cercana al tiempo actual, pero no se sabe nada de ellos en millones de años antes a su aparición en el registro fósil. Normalmente, se sabe cuánto tiempo han permanecido como fantasmas al estimar su origen con datos moleculares o bien, al conocer fósiles de miembros antiguos del grupo. Estos fantasmas son más comunes de lo que pudiera parecer y ponen de manifiesto la imperfección del registro fósil.

Ejemplo de linajes fantasma con bisontes norteamericanos. Ilustraciones y fotografías de artistas desconocidos, excepto por Bison palaeosinensis, obra del paleoartista Chen Yu.

Este mes se publicó el hallazgo de una nueva especie de paquicefalosaurio (dinosaurios que en la cabeza poseen un domo de hueso). Este saurio fue llamado Acrotholus audeti y data del Santoniano de Alberta, Canadá; de hace unos 85 millones de años. Además de ser el más antiguo de los paquicefalosaurios norteamericanos conocido, este dinosaurio aporta evidencias directas sobre la infraestimación del número de especies de dinosaurio pequeñas en las comunidades dinosaurianas. Esto debido a que los domos craneales de estos reptiles se conservan (a pesar de su tamaño pequeño) y nos informan de la diversidad 'real' de dinosaurios pequeños a lo largo del tiempo. Con ello, su descubrimiento supone más información para conocer el mundo de los dinosaurios.

Reconstrucción artística del pequeño Acrotholus audeti por Julius T. Csotonyi.

FUENTE:
Evans, D. C., Schott, R. K., Larson, D. W., Brown, C. M., & Ryan, M. J. (2013). The oldest North American pachycephalosaurid and the hidden diversity of small-bodied ornithischian dinosaurs. Nature communications, 4, 1828.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hola, ¡gracias por comentar!
*Los comentarios ofensivos, que intenten trollear o provocar serán borrados sin excepción alguna.
*Ya no podrán comentar los anónimos, te recomendamos dar de alta o usar una cuenta de Google, LiveJournal, WordPress, TypePad, AIM u OpenID. Gracias por tu comprensión.