lunes, 15 de abril de 2019

¿Cocodrilo, caimán o aligátor?

Los cocodrilos... Ah, que bonitas criaturas. A ellos les he dedicado algunos posts en este blog como:

"Pobres cocodrilos"
Donde básicamente me quejo de que se le diga cocodrilo a cualquier crocodilomorfo. Y también esta:

"¿Qué es un cocodrilo?"
Donde explico qué es estrictamente hablando un cocodrilo y los otros grupos y rangos que contienen a estas criaturas. Este post quizá sea importante de leer como introducción a este, pero si no hay ganas, no hay problema, que todo puede seguir normal.

Si vienes del post anterior, acá hablaremos de Crocodilianos (orden Crocodilia o Crocodylia), un grupo de reptiles saurópsidos muy chulos que la gente suele agrupar como "cocodrilos", hasta que sale a la charla un gavial, caimán o alígator.

Gaviales.

Estos últimos son súper fáciles de reconocer, pues tienen un hocico muy largo y delgado, rematado con montones de dientes afilados. La familia Gavialidae cuenta con dos miembros vivos, aunque uno de ellos aún sigue en disputas familiares (al menos para algunos científicos). Por un lado tenemos al gavial, Gavialis gangeticus, especie en la que los machos portan un atractivo sexual en forma de gran bola en el extremo final del hocico. Y por otro lado tenemos a los falsos gaviales, motivo de riñas en bares entre sistématas de crocodilianos.

Alf Tomistoma schlegelii, el falso gavial. Foto de Fritz Geller-Grimm.

¿Cómo reconocer al falso gavial? Tomistoma schlegelii es de coloraciones más opacas que los gaviales, sus ojos no son saltones hacia arriba y su cabeza, con excepción de su rostro agudo, es idéntica a la de cualquier otro cocodrilo. No poseen el porte fino de los gaviales. Hasta aquí todo de lujo...

Cocodrilo.

Pero estamos acá para responder otra cosa distinta, cómo distinguir un cocodrilo de un caimán de un alígator. Primero que nada, los cocodrilos tienen sus propia familia: Crocodylidae, que incluye a los géneros: Crocodylus (cocodrilos verdaderos), Osteolaemus (cocodrilos enanos) y Mecistops (cocodrilos de hocicos delgados).

Organismo del género Crocodylus.

Organismo del género Osteolaemus. Foto de Charlie Marshall.

Organismo del género Mecistops (antes Crocodylus). Note que tiene el hocico más corto que Tomistoma y carece de ese rostro inclinado que le da al otro cocodrilo "cara de Alf".

Todos estos cocodrilos tienen una característica importante que los distingue como familia a simple vista. Y es que en todos los casos, cuando los animales cierran la boca, podemos ver dientes de la fila inferior y de la fila superior, imbricados. Esto los distingue de otros crocodilianos de hocicos en forma de V (vistos desde arriba) y de los que lo tienen en forma de U.

Alígator americano.

En este último caso, hablo de la familia Alligatoridae, compuesta por dos subfamilias, la Alligatorinae que contiene al género Alligator y se conocen con el nombre común de aligátores. Y la Caimaninae, que son llamados caimanes. Un alígator, ya sea el de América del Norte (Alligator mississippiensis) o el enano de China (Alligator sinensis), cuando cierran la boca no se les notan los dientes de la fila inferior. Además, parecieran estar sonriendo de forma malévola, porque sus poderosos músculos les dan esa apariencia. Y en vista dorsal, sus hocicos tienen forma de U.

Alígator juvenil mostrando el hocico en forma de U.

Pero ¿qué pasa con la otra subfamilia de aligatóridos, la de los caimanes? Los caimanes pueden llegar a ser confundidos con cocodrilos o con aligátores, pero son distintos y es posible diferenciarlos. Para empezar, la subfamilia consta de tres géneros: Caiman (los caimanes, de los que la especie C. yacare recibe también el nombre de yacaré), Melanosuchus (el caimán negro) y Paleosuchus (con el caimán enano y el caimán postruso).

Organismo del género Caiman.

Organismo del género Melanosuchus. Foto de Jovem Rural.

Organismo del género Paleosuchus. Foto de Loury Cédric.

Los caimanes son un poco más difíciles de distinguir, pero casi todos ellos parecen crías de un cocodrilo mayor. Los caimanes del género Caiman poseen "cuernos", que en realidad son escamas encima de los ojos que dan esa apariencia. Además, poseen los dientes de la fila inferior ocultos, salvo por el diente número 4 que se asoma debido a una constricción que poseen en el hocico.

Caiman yacare. Foto de Andreas Trepte.

Caiman crocodilus. Foto de Robert Lawton.

Caiman latirostris. Crédito en la foto.

Esta condición es similar en el género Melanosuchus, con la salvedad que en éste, las protuberancias por encima de los ojos son menores.

Organismo del género Melanosuchus. Foto de Rigelus.

Y finalmente, Paleosuchus posee características similares al género Caiman, con la excepción de su hocico extremadamente reducido.

Organismo del género Paleosuchus. Foto de LordToran.

Y ahora una pequeña clave dicotómica para identificarlos. Espero sea de su agrado.


1. Hocico muy largo y delgado (2).
1'. Hocico ancho, moderadamente largo a corto (4).

2. Hocico largo (3), hocico muy largo (2').
2'. Hocico muy largo, muy agudo, mandíbula delgada; con ojos dispuestos muy arriba en la cabeza,  parte trasera de la cabeza cuadrada, machos con protuberancia nasal. Habita en el subcontinente indio................................................................................................................................Gavialis gangeticus.


Figura de Adam Britton.

3. Hocico largo, ligeramente inclinado hacia abajo, mandíbula gruesa en la base, parte trasera de la cabeza en forma triangular. Habita en Malasia, Borneo, Sumatra y Java...................Tomistoma schlegelii.
Distinto a esta descripción (3').


Figura de Adam Britton.

3'. Hocico moderadamente largo, agudo, con perfil triangular amplio, de hocico a la parte trasera de la cabeza. Habita en el oeste de África.
Género Mecistops, contiene dos especies.......................................M. cataphractus y M. leptorhynchus.


Ilustración de DSK, fotografía de Matthew H. Shirley.

4. En vista dorsal, hocico en forma de U o V, no asoman todos los dientes inferiores (5).
4'. En vista dorsal, hocico en forma de V, asoman los dientes inferiores (10).

5. Sin prominencias suprarbitales (6).
5'. Con prominencias supraorbitales (7).

6. Sólo asoman los dientes superiores, hocico largo.
Habita en América del Norte..............................................................................Alligator mississippiensis.
Distinto a esta descripción (6').


Figura de Adam Britton.

6'. Sólo asoman los dientes superiores, hocico corto.
Habita en China..............................................................................................................Alligator sinensis.


Figura de Adam Britton.

7. Prominencias supraorbitales pequeñas (8).
7'. Prominencias supraorbitales grandes, género Caiman (9). 

8. Hocico en forma de V, rostro corto. Habita Sudamérica tropical.
Género Paleosuchus, contiene dos especies..............................................P. palpebrosus y P. trigonatus.
Distinto a esta descripción (8').

Figura de Adam Britton.

8'. Hocico en forma de U, rostro con estructura descendente, de longitud moderada. Habita Sudamérica tropical..........................................................................................................................Melanosuchus niger.

Figura de Adam Britton.

9. Hocico corto, en forma de U. El cuarto diente inferior no asoma siempre. Habita en Brasil, norte de Argentina, Uruguay, Bolivia y Paraguay...........................................................................Caiman latirostris.
Distinto a esta descripción (9').

Figura de Adam Britton.

9'.  Hocico corto, en forma de V. El cuarto diente inferior asoma siempre. Habitan desde el sureste de México y hasta el norte de Argentina.
Dos especies...............................................................................................Caiman yacare y C. crocodilus.

Figura de Adam Britton.

10. Hocicos moderadamente largos, en vista dorsal, forma de V, los dientes de la fila inferior son visibles, muchos tienen dos huecos en el extremo de la mandíbula inferior para acomodar dientes inferiores, poseen glándulas de sal en la lengua. Sus presoreceptores abarcan parte de la piel debajo de la mandíbula. Pueden habitar agua salada. Con 12 a 13 especies vivientes. Habitan en el trópico de todos los continentes.
Género.........................................................................................................................................Crocodylus.


Figura de Adam Britton.


miércoles, 27 de febrero de 2019

¿Qué significa "tortuga"?

A mi me encantan las tortugas. Desde su origen evolutivo, sus relaciones, su morfología, ecología, todo. Me parecen muy interesantes desde casi todos sus aspectos. No por nada les hice un top 10 en el canal de Youtube:


Pero además, siempre me ha llamado la atención lo escaso que es encontrar información sobre de dónde viene la palabra "tortuga". Para entenderlo, debemos ir a otra palabra que quizá has escuchado, la de "quelonio". Esta última viene del griego χελωνία (khelōnía) y significa "los kelós" y kelos o "chelus" como se suele transliterar viene también del griego χέλῡς (khélūs) y significa nada más y nada menos que... ¡Tortuga!


Así que libres de la duda asechante de si "chelys" en los nombres científicos de muchas tortugas podría significar algo más o de si "quelonio" esconde el significado, ya podemos estar seguros que no, pues todo eso significa simplonamente "tortuga".


Ahora sí... ¿Qué significa tortuga? Esa palabra deriva del catalán antiguo "tartuga", que a su vez deriva del italiano "tartaruga", por su parte, esta palabra deriva del latín "tartarucchus", que viene del griego ταρταροῦχος (tartaroûkhos). Y aquí se pone bueno, pues esa palabra sí significa algo más que tortuga, pues es el nombre dado a los espíritus guardianes del inframundo, específicamente del Tártaro.


Así mismo, las palabras inglesas "turtle" y "tortoise" derivan del latín, por lo que significan lo mismo. Y se piensa que esta palabra se empleó para designar a estos animalitos porque luego de estivar se les veía emerger de pozas lodosas, como si "brotaran" del inframundo.


Así que ahora lo saben estimados lectores, "tortuga" es un nombre derivado de la mitología medieval.


jueves, 7 de febrero de 2019

No es un pacú

Recién vi esta foto en Facebook y muchos comentaban con muchísima seguridad sobre la identidad del pez, otros decían que era un montaje y unos más simplemente estaban asombrados.

Madre mía ¡qué horror! ¿O no?

Sobre la identidad, la mayoría decía que era un pacú. Es decir, un pez de la familia Serrasalminae, que en realidad no es una especie, sino varias (clic en el enlace para ver cuáles).

Una de las varias especies de peces a los que se les dice pacúes. Foto de (CC)Citron.

Y para muestra que no es un pacú, acá una fotografía de cómo lucen sus mandíbulas:

Boca de pacú. Foto de (CC)Loury Cédric.

Y ahora una en vida, por si sospechan que le fueron removidos los dientes o algo así.

Pacú fresco. Foto de autor desconocido.

Noten cómo no tiene tantos dientes ni en tantas filas como el de la foto que inspiró esta entrada de blog. Y es que en realidad, como dice el título de este post, eso no es un pacú, sino un pez conocido como "sargo". Los sargos son peces (varias especies) de la familia Sparidae (se dice "spáride"). Y ahora una muestra:

Archosargus pourtalesii.

Y podrán no ser tan impresionantes como un pacú, pero sí que tienen unos dientes temibles.

"Temibles" dientes de un espárido.

Es raro que estén tantos dientes apilados en tan poco espacio... Pero más raro resulta que en la parte frontal tengan dientes similares a nuestros incisivos... Pero eso es sólo una coincidencia. Si vemos más atrás, notaremos que las varias filas que componen la boca de un espárido están llenas de dientes más romos. Esos dientes sirven a estos peces para poder machacar sus alimentos, que generalmente son crustáceos y equinodernos, de caparazón rígido. Es decir, son dientes durófagos. En este video podemos ver un grupo de espáridos buscando comida en el fondo.


Así que ya lo saben, si les dicen que esa boca rara pertenece a un pacú, les están mintiendo quizá inocentemente, al no conocer a los espáridos o sargos. Si es el caso, muéstrenle este post sencillo. Y bueno, por ahora es todo, hasta la próxima queridos lectores.



PS. por cuestiones de trabajo y responsabilidades extra, no pude hacer mi tradicional top 10 de descubrimientos paleontológicos. Una disculpa, ya no me ausentaré tanto del blog. Espero. O esto se volverá lentamente un desierto como el soberano blog del paleofreak.

PS2. Por cierto, esta imagen, fue creada en photoshop (si no miren cómo todos los dientes del "paladar" son copias de los otros), imitando el arreglo dental de un sargo...


domingo, 2 de diciembre de 2018

La postura de un brontosaurio

Hola que tal paleonenes. Bienvenidos a este, su blog. En esta ocasión escribo de nuevo desde la inspiración de un meme. Específicamente, este:


Y es que, me llamó la atención que se confundiera tan terriblemente a un brontosaurio con otro tipo de saurópodo, el braquiosaurio. Estos nombres comunes, claro, refieren al género Brontosaurus (que es válido y lo pueden leer aquí) y al género Brachiosaurus. Y para el paleofriki, esto es un pecado... Es como confundir a un Tyrannosaurus y a un Allosaurus. Se lo perdono al no paleofriki, al señor de la tienda... Pero el pecado está ahí. Y les explico. Los brontosaurios pertenecen a la familia Diplodocidae. Esta se caracteriza por tener una postura en el que el cuello y la cola "cuelgan" horizontalmente con respecto al eje de la espalda. Algo así:

Apatosaurus del artista Raúl Martín.

Y los braquiosaurios, pertenecen a la familia Brachiosauridae. Cuya postura es muuuuuy, pero muy distinta, ya que, las patas delanteras son más largas que las traseras y el cuello se posiciona en un ángulo cercano a los 45°. Algo más o menos así:

Brachiosaurus del artista marca de agua.

Estas posturas atienden a estrategias alimenticias muy distintas. Ya que los diplodócidos y sus parientes, con posturas similares, eran ramoneadores del estrato bajo. Se alimentaban de las plantas cercanas al suelo. Mientras que los braquiosáuridos, lo hacían del estrato alto, de las copas de los árboles y arbustos altos.

Giraffatitan, un braquiosáurido y Dicraeosaurus, un pariente de los diplodócidos. Arte de Sergey Krasovskiy.

Si referimos al conocimiento popular de los dinosaurios de este tipo, los saurópodos, notaremos que desde hace tiempo, se grabó en el imaginario popular la equivalencia: cuello largo = dieta de jirafa. Y como tal, muchos reconstruyeron a los diplodócidos (y cualquier otro saurópodo), siempre comiendo como jirafa, de arriba de los árboles. Y esto les era imposible, ya que las vértebras del cuello de estos animales nos dicen claramente su rango de movimiento y postura natural con bastante certeza (cabe destacar que hace falta el tejido blando para completar al 100% esta información).

Clásico brontosaurio con postura errónea, pero bien reconocido en la cultura pop.

Lo que quiero que sepan, pues es que la mayoría de juguetes de "brontosaurios" les tienen el cuello de cisne, bien, pero bien roto al pobre bicho... Y andar con el pescuezo roto para comer es lo más antinatural que pueda haber...


DI NO a los saurópodos con el cuello malo. Y sobre todo, no confundas a un brontosaurio con un braquiosaurio. Hasta la próxima.

Literatura científica (por si dudan de un servidor):

Stevens, K. A., & Parrish, J. M. (1999). Neck posture and feeding habits of two Jurassic sauropod dinosaurs. Science, 284(5415), 798-800.

Taylor, M. P., Wedel, M. J., & Naish, D. (2009). Head and neck posture in sauropod dinosaurs inferred from extant animals. Acta Palaeontologica Polonica, 54(2), 213-220.

Klein, N., Remes, K., Gee, C. T., & Sander, P. M. (Eds.). (2011). Biology of the sauropod dinosaurs: understanding the life of giants. Indiana University Press. Capítulo 15: Neck posture in sauropods.

martes, 27 de noviembre de 2018

Pósum VS Opósum

Hola que tal lectores, en esta ocasión quiero comentar una imagen que me topé y que creo que es un buen pretexto para enseñar algunas curiosidades de estos bichines.

Momazo tomado del feis.

Paleonenes, eso NO es una zarigüeya, ese nombre común se emplea únicamente para didélfidos del nuevo mundo, con la notable excepción de Metachirus nudicaudatus (llamado yupati o tlacuache cuatro ojos) y Chironectes minimus (denominado yapok o cuica de agua). Y con la notable excepción ocasional de los tlacuaches (Didelphis spp.). Al resto de marsupiales americanos se les dice zarigüeya de una u otra forma, aunque sean muchas, muchas especies.

Tan sólo en México existen todos estos "tlacuaches".

Lo que sale en la foto del meme es un Trichosurus vulpecula, fotografiado cerca de Opotiki, Nueva Zelanda (de donde por cierto, es fauna introducida, pues es originario de Australia). Su nombre común es "pósum cola de cepillo". En inglés se les dice "possum" (de ahí el anglicismo de 'pósum') y algún despistado lo confundió con "opossum" (note la "o" al inicio), que es el nombre común en inglés de las zarigüeyas, específicamente de los que nosotros los mexicanos llamamos tlacuache norteño (Didelphis virginiana).

Hembra de Didelphis virginiana (OPOSSUM) con sus bebés.

Los nombres possum y opossum están relacionados lingüísticamente. El original es "opossum" (para los tlacuaches norteños) y deriva del idioma powhatan (nativo americano) y significa "animal blanco" (porque el tlacuache norteño tiene pelos de guarda blancos). "Possum" es el nombre "copiado", ya que los angloparlantes PRIMERO conocieron al tlacuache norteño (al opossum) y DESPUÉS conocieron a los falangéridos australianos y los bautizaron como "possums" (¡Qué original!).

Vaya, hasta gramarly (una página de gramática del inglés) tiene un artículo sobre estos bichos.

Y aunque, como dije, la palabra opósum y pósum están relacionadas, los bichos a los que se las pusimos como nombre, no tanto. Y en realidad, pósum se usa para dos grupos de marsupiales, por un lado, para los falangéridos (como el del meme) y por otro lado, para la mayoría de los miembros de la superfamilia Petauroidea. Pero ¿qué tan distantes pueden ser un pósum y un opósum (tlacuache)? ¿No mucho o sí? Después de todo, son marsupiales.

Relaciones filogenéticas de los marsupiales. En naranja, el linaje de los ameridelfios, marsupiales exclusivos de América. En azul, el de los australidelfios de los que un linaje (los microbioterios) vive en Sudamérica, mientras que el resto, habitan Australia. En rojo, las zarigüeyas (opossum) y los pósums (possum). Ilustraciones de Satoshi Kawasaki, Sheri Amsel, Rebecca V. Normile, Fiona Reid y Michigan Science Art.

Así que como pueden ver, paleonenes, un pósum está más relacionado a un canguro, antes que a un tlacuache. Así de distantes son los pósums de los opósums (tlacuaches). Ahora, sólo resta una cosa: no volver a confundir a estos bellos animales con bolsitas. Hasta la próxima.

Fuente de la filogenia:

May-Collado, L. J., Kilpatrick, C. W., & Agnarsson, I. (2015). Mammals from ‘down under’: a multi-gene species-level phylogeny of marsupial mammals (Mammalia, Metatheria). PeerJ, 3, e805.


lunes, 22 de octubre de 2018

Sin cachetes por favor

Cachetes, eso que a los obesos como yo nos sobra y que a los dinosaurios al parecer les faltaba. Gracias al chavo del 8, ahora toda latinoamérica sabe que los cachetes son las mejillas. Pero estas estructuras tienen una base anatómica, concretamente el músculo bucinador. Este de acá:

El bucinador en humanos. Imagen de autor desconocido.

Y el bucinador cumple varias funciones. Una de las más importantes es impedir que la comida se nos salga de la boca cuando masticamos y para ello, se une a piel y tejido fibroso, en una estructura llamada: carrillo. Esta de acá:

El carrillo. Crédito en la imagen.

Para quien sepa algo de anatomía comparada, sabrá que este complejo muscular es único de mamíferos, pues también tiene funciones durante la mamada... De la leche materna, junto con el orbicular (el que forma los labios) y otros músculos... Y por ende, son de aparición evolutiva exclusiva.

El bucinador en varios mamíferos. Imagen de autor desconocido.

Pero eso no detuvo ni por un momento a los dinosaureros, quienes de forma apresurada, introdujeron esta anatomía mamiferiana (la de los carrillos y el bucinador) en las restauraciones del aspecto en vida de muchos dinos y en particular, de los ornitisquios. Esta idea fue propuesta en la ciencia por Richard Swann Lull desde 1903. Quien en un trabajo sobre Triceratops dijo "la comida reunida por el pico cortante era probablemente troceada en pedazos pequeños por los dientes, siendo retenida en la boca por la pared muscular de los cachetes". Y desde entonces, todo el tiempo se hizo a los dinosaurios ornitisquios con este look:

En la imagen vemos  a los dos grupos de dinos que se representan más frecuentemente con carrillos, los ceratopsios (acá con Coahuilaceratops magnacuerna) y los hadrosáuridos (acá con Latirhinus uitstlani). Arte cercenado del original de Román García Mora. Por si no notan los carrillos, vea la siguiente imagen.

¿Ahora sí se entiende de qué estamos hablando?

Pero hay un problema... Los dinosaurios NO tenían el músculo bucinador... Entonces ¿cuáles músculos de los cachetes invocó Lull? En 1973, Peter M. Galton abordó de nuevo el tema de los cachetes (imagínense, tuvieron que pasar 70 años para que alguien se preguntara ¿en serio tenían cachetes?). Pero la mente de Galton estaba envenenada con la sucia mamiferiosidad cachetal... Pues estaba plenamente convencido de que los dinosaurios ornitisquios debían tener cachetes, para impedir que la comida se les saliera de la boca. Esto llama la atención, pues reptiles modernos como las iguanas herbívoras no tienen cachetes y no tienen problemas comiendo.


El argumento era: no, no, es que los ornitisquios tienen dientes más complejos que las iguanas y los más avanzados como ceratópsidos y hadrosáuridos hasta baterías dentales tienen, no es lo mismo. Pero al menos Galton reconocía que en ornitisquios de una fila de dientes, simple, no habría carrillos. 

Vea la boca lagartijoide que tiene ese Lesothosaurus de Wayne Barlowe. Así es el modelo de Galton del 73 para los ornitisquios que no fueran ceratopsios o hadrosauroides. Pero al parecer medio mundo se lo pasó por los hue...

Y bueno, si los carrillos verdaderos están hechos del bucinador en mamíferos, ¿de qué rayos estaban hechos los de los dinosaurios? Los anatónomos de reptiles y aves sugirieron pertinentemente la presencia de un complejo llamado músculo aductor de la mandíbula, del que el externo sería el más importante. Si vemos, en los reptiles, este músculo ancla en la parte más trasera de la mandíbula:

Posición del aductor mandibular en reptiles basales como la tuatara. Esquema original de Jones et al. (2009).

Pero en las aves, se inserta más o menos a medio camino, como en este esquema:

Músculo aductor mandibular en un periquito. Esquema modificado de Sereno et al. (2010). Para ver más de cómo se inserta este complejo de músculos en aves (Passeriformes) puedes hacer clic en Previatto y Posso (2015).

Y en los dinosaurios se había propuesto un modelo similar al de las aves. Sin mucho reparo en el análisis de la textura del hueso subyacente, para corroborar que ese es el lugar donde anclaba el músculo.

Posición del aductor de mandíbula en Psittacosaurus sp. Modificado de Sereno et al. (2010).

A pesar de eso (que se mostraba que NO existían carrillos). Los ilustradores, hacedores de maquetas y uno que otro científico necio, insistía que debían tener carrillos. La excusa era simple: "no se ha hecho un estudio concluyente del músculo aductor externo, no sabemos...". Pues ¿qué creen? Que ahora sí que sabemos. Gracias a un estudio recién publicado, ahora sabemos que la posición del aductor mandibular externo estaba mal en muchos dinosaurios, especialmente para ceratopsios y hadrosauroides. Pues no estaba posicionado como se pensaba (atrás en la mandíbula o al medio) y además no existía la propuesta de músculo bucinadoroide imaginario que se había sugerido.

Nuevo paradigma en cuanto a los músculos aductores mandibulares. Note cómo desaparece el músculo imaginario y cómo se expanden los pterigoideos ventrales, así como el cambio de posición del anclaje de los aductores. Ilustración de Ali Nabavizadeh.

Pero tranqui, que el aductor mandibular no es el único complejo muscular en la boca. Ahí falta el que vimos antes en las aves y dinos de las figuras anteriores, el llamado "pseudomasetero". Este se inserta en la cresta premaxilar-maxilar y le da a la boca ese "cierre" que le falta en la parte anterior, superior. Algo así:

Posición aproximada del pseudomasetero. El complejo aductor se muestra con transparencia. Mono feo hecho por mi.

Este modelo también aplica para el resto de ornitisquios. Y es de particular interés en el argumento de "ay no, porque se les cae la comidita", ya que elimina el "problema". Eso sí, nada del equivalente monstruoso del bucinador. Algo así:

Figura tomada de Nabavizadeh (2018). OJO, en la parte de la boca sólo se incluye el complejo aductor, nada del pseudomasetero. Para eso hice estos rayones horrendos:

En azul, el pseudomasetero o algo así. 

Acá vale la pena discutir esa imagen anterior. En los dinosaurios primitivos de bocas largas y una fila dental (A) vemos que la posición del complejo aductor queda atrás en la mandíbula, lo que dificulta la presencia de un pseudomasetero o de existir, estaría presente en la parte de atrás de la boca. Esto validaría el modelo expuesto por Galton y cuya ilustración podemos ver atrás, con Lesothosaurus. En el caso de los ceratopsios, la boca se cierra sin problema alguno. Para los hadrosauroides queda espacio "de sobra" que bien podría ser ocupado por un pseudomasetero más grande. Ahí sí, habría que esperar a un estudio de ese músculo. Y destaca el caso del anquilosaurio, pues acá hay algo importante que mencionar... "Sobra" un espacio grande... Pero ¿qué creen? Pues que en realidad no sobra nada, pues como muestra el siguiente cráneo de Panoplosaurus, estaba cubierto por osteodermos.

Simplemente no se puede hablar de cachetes y no mencionar a este cráneo. Osteodermos (hueso dérmico) en colores. En vida, no estarían llenando la cavidad, sino embebidos en la piel.

Una cosa curiosa es esta reconstrucción de la boca de este dinosaurio. La cual, según lo visto por la musculatura que hemos abordado hasta ahora, sugiere que esa configuración está errada y que la boca estaría cerrada por un "pseudocachete".

Reconstrucción oral errónea de Panoplosaurus. Ilustración de Tracy Ford.

Es decir, en todos estos dinosaurios avanzados, la apertura oral estaría prácticamente limitada al pico y en los costados estaría restringida por tejido oral que en la parte profunda tendría principalmente los músculos aductores y el pseudomasetero, rodeados de una vaina fibrosa pequeña y bordeada esta por piel. Así que nada de cachetes de burro clásicos que les ponen a los pobres ornitisquios y definitivamente CERO pseudocachetes para ornitisquios primitivos y sencillos como los heterodontosáuridos, ornitópodos no hadrosauroides (o iguanodontoides), estegosaurios y anquilosaurios sin osteodermos de mejilla.

Nuevos estudios nos regresan a las raíces del paleoarte de inicios de siglo XX... Este estegosaurio tortugoso, curiosamente es más afín a la realidad que los pobres con cachetes de burro flaco que todos hacen como meme. Ilustración de Zdeněk Burian.

Y en el caso de los dinosaurios ornitisquios avanzados como ceratopsios y hadrosauroides ¿cómo serán sus pseudocachetes? Pues hay un artista que los ha estado haciendo desde hace ya varios años... Discretamente, pero contundente. Se trata de Lukas Panzarin. Y su modelo se ajusta bastante bien a lo recientemente descubierto, con cambios menores. Veamos.

Kosmoceratops richardsoni por Lukas Panzarin. Note usted cómo discretamente este ceratopsio no tiene cachetes de marrana flaca, sino tejido oral y una apertura oral amplia. Así sería como deberían de ser.

Y para los hadrosauroides el modelo sería algo así, como este Jeyawati rugoculus, sólo que con un poco más de musculatura. Obra también de Panzarin.

Así que ya lo saben estimados lectores, digan NO a los pobres ornitisquios con cachetes de burra flaca. Simplemente, los dinosaurios no tenían cachetes porque eso es EXCLUSIVO de los mamíferos. Sólo vean a las aves, ellas tienen el complejo aductor, el pseudomasetero y tejido oral, pero NO cachetes y les va retebien... No lo olvidemos, los dinosaurios eran más similares a las aves de lo que pensábamos y estudios como este, lo ratifican. Ya veremos qué pasa con los "labios" en otra entrada del blog, pues eso le compete a los dinosaurios carnívoros más que nada. Hasta la próxima, preciosos.


Fuentes:

Lull, R. S., & Brown, B. (1903). Skull of Triceratops serratus. Bulletin of the American Museum of Natural History. 19(30): 685-695.


Galton, P. M. (1973). The cheeks of ornithischian dinosaurs. Lethaia, 6(1), 67-89.

Jones, M. E., Curtis, N., O'Higgins, P., Fagan, M., & Evans, S. E. (2009). The head and neck muscles associated with feeding in Sphenodon (Reptilia: Lepidosauria: Rhynchocephalia). Palaeontologia Electronica, 12(2).

Sereno, P. C., Xijin, Z., & Lin, T. (2010). A new psittacosaur from Inner Mongolia and the parrot-like structure and function of the psittacosaur skull. Proceedings of the Royal Society of London B: Biological Sciences, 277(1679), 199-209.

Previatto, D. M., & Posso, S. R. (2015). Jaw musculature of Cyclarhis gujanensis (Aves: Vireonidae). Brazilian journal of Biology, 75(3), 655-661.

Nabavizadeh, A. (2018). New reconstruction of cranial musculature in ornithischian dinosaurs: implications for feeding mechanisms and buccal anatomy. The anatomical record. Special Issue Article. doi: 10.1002/ar.23988


NOTA ACLARATORIA:

Me han estado preguntando sobre este tema algo interesante y parece haber confusión. Trataré de explicar brevemente.

1. Es que el pseudomasetero + complejo aductor ocupan la misma zona que el bucinador que no existe en dinos... ¿cuál es el cambio entonces?

Respuesta: El bucinador (que no existe en dinos) sería vertical en las fibras, algo así:


Pero lo que tenemos realmente es un complejo aductor + el pseudomasetero (en naranja). Como en esta imagen:


¿No es lo mismo?
NO. Porque el bucinador implica que esa parte estaría cubierta de piel similar a la de la cara... Lo que es exactamente lo que es un cachete (por eso el post dice "sin cachetes por favor")... Algo así:

Reconstrucción de Robert Nichols. Carrillo (cachete hecho del inexistente bucinador) señalado en rosa. Note cómo está cubierto por piel facial... Justo como en esto:

Caballo con cachete (carrillo).

Entonces ¿cómo va? Bueno, vamos a cercenar en paint la obra de Lukas Panzarin para "abrirle" la boca a uno de sus ceratopsios...

Kosmoceratops original, SIN cachetes (bucinador) o carrillos... Note cómo la piel está "hundida" y cómo existen escamas grandes en el margen oral... Y eso es porque...

... al abrir la boca, esas escamas bordean el margen oral y debajo, la vaina fibrosa de los músculos aductores + pseudomasetero NO estarían cubiertas por piel como la de la cara (si no, serían viles y cochinos carrillos, cachetes de burra flaca).

Pero Rob... ¿cómo se vería eso en la realidad? La verdad dibujas bien horrendo en paint...
Lo sé amiguito... Y se vería algo así:

Dragón barbudo con vaina fibrosa (OJO, eso no es lo mismo que un cachete (carrillo), note cómo las escamas orales delimitan el márgen, como en las ilustraciones de Panzarin.

La diferencia es que esa parte es una vaina fibrosa que NO está cubierta por piel... En otros reptiles es rosa incluso. La otra diferencia es que en los ornitisquios avanzados, iría mucho más adelante en la boca... Por eso inicié la nota hablando del complejo aductor en reptiles y cómo está situado bieeen atrás en la mandíbula. Una diferencia más es que los ornitisquios avanzados tienen todos picos... Un buen análogo (más o menos) es esto:

Chachalaca (Ortalis sp.). La parte señalada en rojo es la vaina fibrosa del pseudomasetero y el complejo aductor... note cómo la piel ahí es distinta, y se aprecia el margen oral, como en el dragón barbudo de antes, pero mucho más adelante, junto al pico. Pues algo muy similar ocurriría en los ornitisquios avanzados.

Espero haya quedado más claro el asunto. Los dinosaurios NO tenían carrillos (cachetes), pero sí vainas fibrosas bien adelantadas (en reptiles están muy atrás y en aves, casi no existen porque en la mayoría el pico bordea la comisura oral).

Espero haya quedado un poco más claro. Hasta la próxima estimados lectores.