viernes, 6 de septiembre de 2013

Notas cortas: Nariz de párroco y la evolución de las aves

Las aves son el grupo de tetrápodos (vertebrados terrestres con cuatro patas) con mayor número de especies (más de 10,000). Su origen evolutivo se remonta al Jurásico tardío, hace unos 150 millones de años. Sus ancestros fueron dinosaurios terópodos (carnívoros bípedos) de un grupo llamado coelurosauria (que incluye entre otros tiranosaurios, raptores y otras formas semejantes).

"Ascensión de las aves" por el artista Matt Mart. Una versión simplificada que ilustra la evolución de las aves. Note que la evolución no es un proceso lineal, pero estas representaciones sirven para fines ilustrativos.

En los primeros millones de años de su evolución, las aves no eran tan diversas y sus formas corporales eran muy similares. En lo que respecta al vuelo, estas aves primitivas funcionaban como los planeadores y biplanos y no como los actuales aviones autopropulsados. Según un nuevo estudio, la clave de este cambio se presentó entre hace 100 millones de años.

Aurornis xui, una de las aves más antiguas conocidas. Reconstrucción por el artista Masato Hattori.

La evidencia sugiere que la clave de esta nueva radiación adaptativa de aves se produjo por la innovación de la parte trasera de sus cuerpos. Las aves tempranas poseían cola y piernas similares a las de sus ancestros terópodos, pero durante el Cretácico temprano las aves innovaron sus colas, fusionando y reduciendo el número de vértebras caudales. Esto generó el famoso pigostilo que sostiene la rabadilla o nariz del párroco de las aves modernas. La aparición de estas mini colas produjo que las piernas de las aves cambiaran con respecto a las de sus ancestros, abriendo nuevos nichos ecológicos. 

Dos especímenes del ave primitiva Confuciusornis sanctus. Note la ausencia de cola larga.

Ya para entre hace 76 y 73 millones de años, las aves serían un grupo muy diverso y capaz de soportar los crudos cambios que trajeron la muerte a sus vecinos mesozoicos para así sobrevivir hasta nuestros días.

FUENTE:
Benson, R. B., & Choiniere, J. N. (2013). Rates of dinosaur limb evolution provide evidence for exceptional radiation in Mesozoic birds. Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences, 280(1768).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hola, ¡gracias por comentar!
*Los comentarios ofensivos, que intenten trollear o provocar serán borrados sin excepción alguna.
*Ya no podrán comentar los anónimos, te recomendamos dar de alta o usar una cuenta de Google, LiveJournal, WordPress, TypePad, AIM u OpenID. Gracias por tu comprensión.